relatos-sinfiguras
No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la carcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo
EPICTETO

me recibes, cambio!

llévate esta pagina!

QR-Code dieser Seite

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto