relatos-sinfiguras
Pensar es difcil, por eso la mayora de la gente prefiere juzgar
C.J. JUNG

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Facebook

 

Aquí encontrarás una lista con las doce instantáneas con las que me quedo durante mi -hasta ahora corta- trayectoria vital. Te las enumero y expongo simplemente para tu reflexión, como regalo.

 

Habla.

 

Actualmente hay toneladas de gente preparada y dispuesta para dar servicio a clientes que necesitan ser escuchados, pero, si la mayoría de nosotros hiciéramos por emitir sonidos más o menos inteligibles con los que nos rodean, los psicólogos no tendrían apenas trabajo. Tu voz dice mucho de ti, es peculiar, bonita, y lo más importante, te define como persona, y los demás, como si fuera una canción, necesitan escucharla, con o sin mala leche.

 

Dí la verdad.

 

La inmensa mayoría de los publicadores de contenidos en la red, y no digamos los impresos en papel tendrían dificultades si la gente sólo dijera aquellas cosas que son ciertas. La vida es mucho más sencilla cuando se va con la verdad por delante. No es fácil, de vez en cuando las palabras verdaderas son de digestión pesada, pero el tiempo te demostrará que el mundo se ordena más fácil y rápidamente cuando eliminas la falsedad.

 

No hagas cosas que no te gustan.

 

En tu día a día te encontrarás con cosas que te gusten y cosas que no, ésto es de perrogrullo y seguro que lo has oído muchas veces desde que viste "Barrio Sésamo". Lo curioso es que, en general, la gente dedica muy poco tiempo a las cosas que le gustan y muchísimo a aquellas que no le gustan en todos los niveles y órdenes de la vida. Es siempre un error. Tu vida será más llevadera y mejorará cuándo hagas aquello que te llena, te hace felíz, y aquello en lo que disfrutas cada minuto. Te sentirás menos enfermo, te dolerá menos la cabeza y el estómago y verás que empiezas a sonreír. Guíate por tu sonrisa, si te sale espontánea y piensas en ella, es que la cosa va bien.

 

No te enredes.

 

Eres como una arañita que va generando un hilo. Si lo haces bien podrás crear con el hilo una hermosa tela de araña, pero si no permaneces consciente de todo lo que haces, es posible que acabes enrollado en un ovillo de tela de araña. Trata de hacer las cosas sencillas, en dos pasos mejor que en cinco y de la manera más directa posible, siempre que puedas. Evitarás que la gente pierda el tiempo y se sienta con estrés o ansiedad.

 

No esperes nada de nadie.

 

Es posible que pienses que todo el mundo te debe algo, y han de estar continuamente pendientes de ti, susurrándote a cada minuto tus bondades y lo que haces por ellos, y deseosos de servirte en el momento que abras la boca, pero también puede ocurrir que cada persona tenga sus asuntos, pensamientos y preocupaciones y no se hayan parado a reflexionar justo lo que tú estás pensando. El mundo es variopinto, y tú muy especial, así que para no llevarte chascos, trata de no esperar que nadie haga algo en concreto y ten el valor de dejar a cada uno la libertad para hacer lo que realmente desee, sin ataduras.

 

Sé un amigo.

 

Hay un dicho bastante acertado para expresar ésto, dice así: "Todo el mundo quiere tener amigos, pero nadie quiere serlo". Gratifica pensar que le importas a mucha gente, pero aunque ésto sea cierto, ser un amigo significa algo más que quedar todas las semanas a una hora determinada para luego poder decir que eres muy molón o super fashion y has reunido a 'X' personas a tu casa. Un amigo es el que se queda cuando todos tus conocidos tienen una llamada, o les esperan en otro sitio, o más sinceramente, no quieren estar contigo cuando estás mal porque tienen mejores cosas que hacer. Durante la mayor parte de nuestra vida, solamente necesitamos amigos en los peores momentos, así que si te estás preguntando cómo convencer a alguien de que eres su amigo, trata de estar con él en los instantes en los que sabes que lo está pasando mal, aunque no se le note ni lo diga ni te lo pida.

 

Deja hacer.

 

Aunque no te lo creas, tienes un número limitado de aptitudes o habilidades, en otras -y siempre existirá alguna-, eres un auténtico zoquete. Cuando veas a alguien que hace una cosa muy bien, no corras a destruirla sólo porque tú no sabes hacerla. Si quieres puedes sacar algo positivo, así qué acércate a ésa persona y pregúntale cómo lo hace y pídele que te enseñe, u observale sin molestar mucho. El mundo sería algo más bonito si no tuviéramos tanta tendencia a la masacre y a la destrucción.

 

No te rindas.

 

Suele ocurrir que el mundo en general no se haya parado a pensar en todas tus bondades y en todo lo que haces por él y todo lo que lo quieres. No se lo tengas en cuenta, ésa pequeña patata en la que vivimos todos tiene un trabajo, una familia que mantener, y suele estar en la obligación de cuidar de varios chiquillos habitualmente, y de hacer la compra de vez en cuando y por eso no tiene tiempo para pensar en tí. Pero llegará un momento en el que caerá en la cuenta. El tiempo pone a todo el mundo en su sitio simplemente por una cuestión de fuerza y gravedad de lo evidente. No dejes nunca de vivir y respirar, sé insistente, aunque ya te advierto que puede ocurrir, eso sí, que cuando el mundo repare en quién eres y lo que haces, tú ya no estés para contarlo porque ya te has ido. Esto último evita pensarlo...¡te dolerá la cabeza!

 

Cuida tu casa.

 

Tu vida es cómo tu casa, así que mantenla limpia, aseada, ordenada y con todo lo necesario para vivir. No por mucho acumular podrás hacer más cosas así que busca el equilibrio de lo que necesites tener en ella y tal vez un poquito más, pero muy poco. Cuando no te apetezca estar en una habitación, sal de ella y cierra la puerta, y cuándo necesites estar solo no te aisles y abre la ventana para escuchar los sonidos de fuera.

 

Ama y siente.

 

No eres un marciano, eres una persona, y cuántas más cosas humanas lleves a cabo, mejor te sentirás. Pronuncia "Lo siento" siempre que te des cuenta de que has hecho algo equivocado o aún sin hacerlo, cuando entiendas que consciente o inconscientemente has hecho daño a alguien. Susurra "Te quiero" con las personas con las que más a gusto te sientes, de las que te rodean, aunque sea evidente, aunque lo sepan, pues aunque te digan que no hacía falta decirlo, les encanta escucharlo.

 

Construye.

 

Hay mucha gente que no para de decir que hay que cambiar las cosas, que hay que hacer millones de proyectos. Las redes sociales y la mayoría de portales online recogen infinidad de comentarios y opiniones de todo tipo sobre cambios, pero a la hora de la verdad, son muy pocos los que se deciden a hacer algo. Éste no es un aspecto exclusivo de ingenieros o grandes empresas petrolíferas, todos podemos fabricar y no tiene que ser una nueva máquina o un invento genial. Y no siempre te va a salir perfecto. Y no te vas a librar de las opiniones negativas o de que a la gente no le guste. Pero es necesario que te decidas a aportar. Mañana será tarde, mejor empieza hoy.

 

Guarda silencio.

 

La vida tiene momentos para todo. Muchos son para hablar, otros tantos para reír, algunos para discutir, pero también hay momentos en los que puedes optar por guardar silencio. Aunque te encante hablar y no te guste parar de susurrar cosas a la gente, existen momentos en los que es mejor no decir nada. De habitual, la gente suele convocar minutos de silencio, oficiales, sobretodo para cuestiones de luto y por cosas como el respeto, aunque también es una respuesta genial cuando no estás nada de acuerdo con algo.

 

Afectuosa y atentamente,

 

 

 

 

J


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar