relatos-sinfiguras
De no hablar sino cuando fuere preciso, raramente despegariamos los labios
EPICTETO

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

 

Volver

 


 relatos366.com